BUSCAR

Balneario El Raposo, el destino 'First Class' de primavera

22/02/2018 16:27 |
TurismoTurismoHoteles

Balneario El Raposo es el ejemplo de espacio termal para disfrutar de los beneficios de sus aguas mineromedicinales a la vez que el viajero se deja seducir por un tratamiento de belleza ecológico y natural. Entre sus atractivos se encuentra una impresionante piscina interior desde la que se puede ver el esplendor de Tierra de Barros y Vía de la Plata. Muchos son los que viajan a este espacio para evadirse del ajetreo de la gran ciudad, relajarse y recargar las pilas.

Gracias a las investigaciones y a los excelentes profesionales que trabajan en sus instalaciones es posible aplicar en la piel técnicas y métodos revolucionarios. Las propiedades de sus aguas atraen a miles de turistas cada año para tratar problemas dermatológicos, respiratorios, o simplemente para relajarse.

Para aquellos que padezcan problemas reumatológicos encontrarán un amplio abanico de posibilidades en la piscina climatizada, la aplicación de lodos naturales, la bañera de agua caliente, la estufa de vapor, los sistemas de pediluvio y maniluvio, el chorro a presión o el parafango. El centro termal es apto para los que padezcan problemas respiratorios. Encontrarán en la aerosolterapia, la nebulización, la ducha nasal, la pulverización y la fisioterapia respiratoria a sus principales aliados.

Los que atañen al sistema circulatorio también tienen solución gracias a la técnica de la presoterapia, así como el uso de otros tratamientos terapéuticos que adquieren la forma de masajes y de técnicas como la de kinesiotape. Aquellos que busquen lucir una piel más brillante, tersa e hidratada esta primavera, el ácido hialurónico, el tratamiento pearl perfection, el biocelular, el whitening o la limpieza oxigenante facial se perfilan como opciones ganadoras.

Si lo que se busca es un completo relax generalizado por todo el cuerpo, los masajes relajantes (de seda, con caracolas, pindas, velas calientes, bambú, con piedras o vichy), la hidroterapia (baño de leche en polvo, de uva morada, con bombas efervescentes, vainilla) y las envolturas (de aceite de oliva, cereza, café o chocolate) están a disposición de los que opten por la filosofía ‘mindfulness’.


Más sobre Balneario El Raposo

Como tal, el centro termal tiene su origen en el siglo XIX, concretamente en 1860 cuando tuvo lugar un hecho casual que hizo que la gente de la zona fijase su atención en las aguas y lodos, de lo que hoy en día es conocido como Balneario El Raposo.

Todo fue debido a una ‘cochinita’ que tenía inflamadas las articulaciones de sus miembros y no podía seguir a la piara, ya que estaba imposibilitada de todo movimiento. Así, un día, el guarda de la extensa finca a la que por aquel entonces pertenecía el valle de El Raposo se dio cuenta que le faltaba. Tras buscarla durante 24 horas la encontró tumbada en una de las charcas del arroyo que atraviesa el valle, cubierta de lodo. Creyó que estaba muerta y la zarandeó y en ese momento el animal se levantó con gran soltura y agilidad, y desde ese instante desaparecieron en la cochinita todos los síntomas que tenía de enfermedad.

Esta noticia corrió de boca en y boca y los habitantes de las fincas colindantes y de los pueblos cercanos comenzaron a utilizar el agua de la charca para bañar en ella a todo tipo de animales con problemas y la mayoría se curaban o encontraban gran alivio en esas aguas.

Pero Balneario El Raposo es mucho más que historia. Está muy cerca de la conocida Zafra, en la que pasear por sus calles es toda una delicia. Sus baños se encuentran en medio de una finca llena de encinares y característicos olores a romero, lavanda o tomillo. Es tal la importancia de sus aguas para la piel que se usa para desarrollar los primeros productos para el cuidado de la piel ya que contiene numerosos minerales que calman la piel como es el hierro y el magnesio.




Etiquetas: Turismo; Balneario El Raposo; Extremadura |

NOTICIAS RELACIONADAS